ACEITE DE OLIVA Y SUS BENEFICIOS PARA LA SALUD

oliva_optEl aceite de oliva es un aceite vegetal de uso principalmente culinario que se extrae del fruto recién recolectado del olivo (Olea europaea) denominada oliva o aceituna. Casi la tercera parte de la pulpa de la aceituna es aceite, y por esta razón desde muy antiguo se ha extraído fácilmente con una simple presión ejercida por un primitivo molino (almazara). Su uso es fundamentalmente culinario, pero se ha empleado para usos cosméticos, así como cotidianos en las lámparas de aceite. La oliva o aceituna no se suele comer cruda debido a la amargura de su sabor (debida principalmente a la presencia de compuestos fenólicos), este sabor se reduce en gran medida mediante la aplicación de diversos procesos de curado. No obstante el 90% de la producción mundial de olivas se emplea en producir aceite. Tan sólo un 2% de la producción mundial se realiza fuera del área del Mediterráneo; España, y en menor medida Italia y Grecia acaparan las tres cuartas partes de la producción mundial.

El aceite se extrae de aceitunas maduras de entre seis y ocho meses, justo en el momento que contienen su máxima cantidad de aceite lo que suele ocurrir a finales de otoño. Las aceitunas se someten a una primera presión con el objeto de extraer su zumo; la calidad del aceite depende en gran medida del procesado posterior. Por esta razón los productores vigilan estos pasos con sumo cuidado. La calidad del aceite de oliva se juzga por sus propiedades organolépticas y por su contenido de ácidos grasos libres. Existen regulaciones en la Unión Europea sobre las clasificaciones del aceite en seis categorías en función de la concentración de ácidos grasos.

Hoy el aceite de oliva se comercializa envasado en botellas (de cristal o plástico), así como en bidones protegidos de la luz. Los mayores productores del mundo se encuentran en las cercanías del Mar Mediterráneo, siendo España el mayor productor mundial.

Grasas amigas del corazón.

El aceite de oliva es el aceite vegetal más rico en ácidos grasos monoinsaturados (70%), principalmente ácido oleico. Le siguen a mucha distancia los aceites de cacahuete (48%) y de maíz (33%), con mayor presencia de grasas saturadas y poliinsaturadas. Las dietas con alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados producen un perfil metabólico más favorable, con mayores reducciones del colesterol total y los triglicéridos, así como un aumento de las lipoproteínas de alta densidad (HDL, el llamado colesterol «bueno») y un descenso de las de baja densidad (LDL, el «malo»), todo ello asociado a un menor riesgo de enfermedad coronaria.

Por otro lado, las grasas poliinsaturadas del aceite de oliva (10,5%) presentan ácidos linoleico y linolénico en proporciones más saludables para el organismo que muchos otros aceites vegetales.

Aliado digestivo.

Sobre el tracto gastrointestinal, el aceite de oliva proporciona distintos beneficios. En el estómago es la grasa mejor tolerada ya que no favorece el reflujo esofágico. Protege la mucosa del estómago al disminuir la secreción de jugo gástrico y favorecer la cicatrización, con lo que se reduce el tamaño de las úlceras. Evita el estreñimiento, potencia las propiedades detoxificantes del hígado y ayuda a la producción y liberación de la bilis.

Poder antioxidante.

El aceite de oliva virgen contiene compuestos con funciones antioxidantes: los polifenoles y la vitamina E. Estos polifenoles, entre los cuales se encuentra la oleuropeína, se digieren y absorben fácilmente, lo cual permite que tengan un efecto protector frente al estrés oxidativo y los daños producidos por los radicales libres.

Huesos y piel sanos.

El aceite de oliva aplicado sobre la piel actúa como emoliente gracias a sus ácidos grasos esenciales, y como protector de la radiación solar por su contenido en vitamina E. En el sistema óseo mejora la mineralización, ya que la oleuropeína, además de prevenir el estrés oxidativo, ayuda a prevenir la pérdida de masa ósea.

Mejora la circulación de las piernas

Una investigación llevada a acabo por el Centro de Investigación Biomédica (CIBERobn), reveló que el aceite de oliva virgen y crudo en las recetas mejora la circulación del flujo sanguíneo y previene las molestias al caminar.

Es excelente para una piel joven

El aceite de oliva también tiene virtudes cosméticas. Ayuda a hidratar, revitalizar, nutrir, purificar y alisar el rostro.

Ayuda a reducir el colesterol

Gracias a su contenido de ácidos grasos monoinsaturados, ayuda a reducir los niveles de colesterol malo (LDL), así como los triglicéridos.

Mejora el nivel de azúcar en la sangre

Es excelente para los diabéticos porque una cucharadita es muy útil para controlar la glucosa en la sangre.

Tiene propiedades antiinflamatorias

Un estudio del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba (España) atribuyen este nuevo efecto beneficioso del aceite de oliva, al menos en parte, a su alta riqueza en micronutrientes, y aunque en la actualidad desconocen el efecto de la mayoría de ellos, apuntan la posibilidad de que actúen por un efecto directo, similar al de los fármacos antiinflamatorios.

Favorece la absorción de calcio

Ayuda a la adecuada absorción de calcio y minerales como fósforo, magnesio y zinc, gracias a lo cual, tiene un efecto protector y tónico sobre el cabello y uñas.

Es bueno contra la hipertensión

Es efectivo para controlar la hipertensión, también favorece el tratamiento de las enfermedades del corazón, estimula la digestión, mejora las funciones de la vesícula biliar y previene ciertos tipos de cáncer.

TWITTER E INSTAGRAM: @avefenixestetic
www.unidadesteticaintegralavefenix.com.ve

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>