RESPIRAR PARA MEJORAR TU SALUD

RESPIRAR_opt

El respirar es algo que hacemos inconscientemente, desde nuestro nacimiento y durante toda nuestra vida, estamos dedicados día y noche a respirar. Es algo tan básico para nuestra vida, que no es raro que lo hagamos sin pensar, solo cuando nos falta el aire es cuando recapacitamos y damos gracias por tener aire limpio y puro para nuestro organismo.
Cuando respiramos superficialmente, entra poca cantidad de oxigeno a nuestro cuerpo, quedamos en un estado de supervivencia mínima, y genera estrés. El aire entra solo en las partes altas de los pulmones y el cuerpo esta tenso. Con el paso del tiempo, esta respiración se hace un hábito, y el mismo hábito refuerza el estado de estrés de nuestro organismo. Poco a poco vamos perdiendo nuestra energía vital.

El ritmo de vida frenético, el estrés, las ropas demasiado estrechas, la prisa, la falta de conciencia sobre el funcionamiento del cuerpo, el escaso ejercicio físico… todos estos son factores que se entrelazan para crear patrones de respiración caracterizados por un ritmo acelerado y una escasa intensidad; en otras palabras, una respiración más superficial.

Generalmente sólo utilizamos una parte de nuestra capacidad pulmonar, con frecuencia la parte superior de los pulmones, facilitando una respiración eminentemente torácica en la cual la intervención del diafragma es poco relevante.

La respiración es un puente entre lo físico, lo emocional y lo mental. Cuando se respira de forma profunda y completa, se puede conseguir un estado de gran relajación:

-se elimina la tensión muscular
-se aporta una mayor cantidad de oxígenos a la sangre y a los órganos
-la mente se vuelve más clara y despejada

Los procesos físicos, mentales y emocionales están unidos con la respiración. Es imposible disociarlos, pero sí es posible aprender a controlar la respiración para controlar nuestra salud.

La respiración nos mantiene minuto a minuto. Es una fuente de vida más importante que el alimento o el agua. Los pulmones son los órganos más largos del cuerpo humano.
Nuestro sistema respiratorio:

-nos proporciona oxígeno
-elimina el dióxido de carbono del cuerpo
-regula el ph corporal

La mayoría de nosotros utilizamos sólo una décima parte de nuestra capacidad respiratoria. Si no expandimos los pulmones a su máxima capacidad, las pequeñas cavidades de aire que hay entre ellos no pueden limpiar su capa de mucosidad adecuadamente. El resultado es menos oxígeno para el cuerpo, y una intoxicación constante que conduce a una menor resistencia ante los avatares que se nos presentan.

Generalmente el ser humano respira solo lo necesario para subsistir sin darse cuenta de que en la respiración se oculta una increíble fuerza vital que nos ayudaría a revitalizar nuestro cuerpo, avanzar más rápido, crecer con más facilidad, traernos un bienestar, … etc. Y ni que decir tiene que incluso nos evitaría muchas de las enfermedades a las que estamos acostumbrados a sufrir.

El Diafragma

El diafragma es el músculo primario de la inspiración. Es un músculo fino, con forma de cúpula que se inserta en las costillas inferiores. Cuando se contrae, empuja hacia abajo y hacia afuera, aumentando la dimensión vertical de la cavidad torácica y aumentando la presión abdominal. Este aumento de presión desplaza el contenido abdominal hacia abajo y afuera, lo cual a su vez aumenta el diámetro transverso de la cavidad torácica.
Dado que el diafragma está cubierto por la superficie inferior de la pleura parietal, cuando se contrae lleva a la pleura con él. Esto disminuye la presión pleural, lo cual hace que caiga la presión alveolar, la cual a su vez, hace que el aire entre en los pulmones. Durante la respiración en reposo, el diafragma se relaja pasivamente y retorna a su posición de equilibrio. Sin embargo, durante el ejercicio, la espiración se vuelve un proceso activo– los músculos abdominales se contraen para aumentar la presión abdominal, lo cual empuja el diafragma hacia arriba y fuerza al aire a salir de los pulmones. Durante la respiración en reposo, el diafragma se mueve un centímetro o dos hacia arriba y abajo, pero durante el ejercicio, puede moverse más de 10 cm.

La Respiración y el Diafragma

La respiración en su movimiento capta la energía en la inspiración y la fija en la tierra. Y la tierra se eleva al cielo con la exhalación. El diafragma reparte la energía por el cuerpo ayudando a equilibrarla. Abre o cierra nuestro canal energético consciente.

La respiración está asociada al sentir. Así cuando nos damos un golpe emitimos un grito, que cierra la glotis y corta la respiración porque no queremos “sentir” el dolor. Cuando acabamos de hacer un esfuerzo, inspiramos fuerte y nos llenamos de aire porque queremos “sentir” el bienestar del posterior descanso. Muchos bloqueos respiratorios están relacionados con bloqueos emocionales.

El miedo, la ansiedad, los estados de alerta inmovilizan el diafragma. Ante una situación de peligro tenemos la sensación de que “se nos cierra el estómago” y que “se nos corta la respiración”, no llegando el aire al estómago. Esto es porque el diafragma se contrae, la respiración se convierte en respiración de miedo, inspiramos tensando los músculos del cuello, hombros y espalda. El cuerpo se cierra para que no pase ninguna energía peligrosa, en estos momentos, lo mejor, es tomarnos un momento para intentar relajarnos y forzar la respiración.

RESPIRACIÓN DIAFRAGMÀTICA Y ABDOMINAL

Como su nombre indica en la respiración diafragmática es aquella en la que el motor principal es el diafragma respiratorio. Como sabemos, aunque es el principal músculo encargado de la respiración no es el único, también está la musculatura intercostal, los escalenos e incluso los abdominales, que según en qué fase de la respiración y según qué tipo de respiración trabajan más o menos. Y cuando se habla de respiración abdominal se hace referencia no al hecho de que trabaje o no la musculatura abdominal sino al hecho de que cuando en la inhalación el diafragma respiratorio se mueve, desplaza a los órganos abdominales y da la impresión de que el abdomen se hincha.

Por ello cuando decimos respiración diafragmática describimos cómo se realiza (con el diafragma) y cuando decimos respiración abdominal describimos uno de sus efectos (movimiento del abdomen).

RESPIRACIONABDOMINAL     RESPIRACIÓN ABDOMINAL

RESPIRACIONDIAFRAGMATICA

                                        RESPIRACIÓN DIAFRAGMÀTICA

También es interesante saber que la respiración diafragmática puede practicarse de manera independiente o formar parte de la llamada respiración completa, en la cual no sólo se involucra al diafragma respiratorio sino el conjunto de los músculos que producen la respiración, pues busca utilizar toda la capacidad pulmonar. Dentro de la respiración completa es precisamente la respiración diafragmática la que aporta el mayor volumen de aire puesto que el diafragma con su movimiento llena la zona baja de los pulmones (que es la más amplia). Lógicamente, una buena respiración completa se consigue cuando se practica la respiración diafragmática adecuadamente.

En la respiración diafragmática, para producir la inhalación el diafragma se estira y “baja” hacia el abdomen haciendo que el aire entre a los pulmones, y después se contrae y “sube” impulsando el aire hacia afuera. Así, el diafragma empuja a los órganos durante la inhalación haciendo que el abdomen “salga” y se contrae durante la exhalación haciendo que el abdomen se recoja.

Para que esto ocurra es importante que el abdomen esté relajado. Si está tenso, impide que el diafragma se mueva libremente. Por ello una de las causas de que la respiración sea insuficiente o superficial es la tensión abdominal. Relajar el abdomen facilita la práctica de la respiración diafragmática, y a su vez, una práctica continuada de respiración diafragmática ayuda a ir relajando las tensiones.

Ventajas de la respiración diafragmática y abdominal.

lleva gran cantidad de oxígeno a los pulmones
ventila y limpia los pulmones y la sangre
activa la respuesta de relajación del organismo
 masajea y estimula al corazón y la circulación
masajea los órganos abdominales y los moviliza
ayuda al tránsito intestinal

Si no estamos acostumbrados a respirar abundantemente, debemos ir haciéndolo gradualmente, a nuestro paso y sin presionarnos, ya que un exceso de oxigeno en nuestro organismo puede generarnos una hiperventilación, suena paradójico, pero si no estamos acostumbrados a tanto oxigeno, tenemos que avanzar gradualmente. Pueden ir haciendo algunas respiraciones abdominales, y después respirar como siempre lo hacen, mientras avanzan y pueden crear el hábito de la respiración abdominal.

RESPIRACIÓN DIAFRAGMÀTICA Y ABDOMINAL APRENDE COMO HACERLO

Fuentes: Dra. Jennifer Paradiso; tecnicasderespiracion.com; rinconpsicologia.com

TWITTER E INSTAGRAM: @avefenixestetic
www.unidadesteticaintegralavefenix.com.ve

Comparte

Un pensamiento en “RESPIRAR PARA MEJORAR TU SALUD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *