EL PÁNCREAS Y SUS ENFERMEDADES

Pancreas_optEl páncreas es una glándula sólida con forma de lóbulo grande, de unos 20 cm. de longitud, tiene una anchura de unos 3,8 cm y un grosor de 1,3 a 2,5 centímetros. Pesa entre 85 g y 100 g y su cabeza se localiza en la concavidad del duodeno llamada asa duodenal, está situada transversalmente en la parte mas posterior de la cavidad abdominal, justo delante de la columna vertebral y de los grandes vasos sanguíneos. Su porción derecha, que es la mas gruesa, recibe el nombre de cabeza, su extremo izquierdo que es la mas estrecha se denomina cola y la región media se denomina cuerpo. Por el centro de la glándula discurre, en sentido longitudinal, un conducto llamado pancreático o de Wirsung, que es el encargado de recoger la secreciones de la glándula y llevarlas hacia el duodeno, en el cual son vertidas, para facilitar la digestión de los alimentos. Se pueden distinguir dos estructuras importantes en el páncreas:

Los islotes de Langerhans: grupo de células que segregan la hormona insulina y la hormona glucagón, y las vierte directamente en el torrente circulatorio, la insulina es importante en la utilización de azúcar en la sangre y la carencia de esta hormona produce la diabetes mellitus.
Los acinos glandulares: su secreción, formada por fermentos, es vertida en el conducto pancreático, que la conduce al interior del duodeno. Estos fermentos son imprescindibles para la correcta digestión de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas.

El páncreas tiene la función de segregar enzimas digestivas al duodeno. El páncreas es la segunda glándula mas grande del cuerpo y es tanto una glándula endocrina como exocrina.

Su función exocrina es producir jugos digestivos (jugo pancreático) y liberarlos a través de un tubo, el conductor pancreático, al intestino. Estos jugos pancreáticos contienen tres fermentos:

La Tripsina: enzima proteolítica que actúa en la digestión de las proteínas
La Amilasa: que activa la transformación de las féculas en glucosa
La Lipasa: que actúa sobre las grasas, descomponiéndolas en glicerina y ácidos grasos

La función endocrina del páncreas es controlar la cantidad de glucosa en la sangre. La células que controlan los niveles de azúcar en la sangre se denominan islotes de langerhans. Estos islotes son grupo de celdas microscópicas distribuidas a lo largo del tejido pancreático entre las otras células pancreáticas, pero están concentradas en la cola del páncreas.

Existen dos tipos de células: alfa y beta; las células alfa secretan una hormona llamada glucagón y las beta secretan insulina. La insulina y el glucagón funcionan como un sistema de comprobación y equilibrio regulando el nivel de azúcar en sangre en el cuerpo. El glucagón acelera el proceso de glucogenolisis en el hígado (proceso químico por el cual la glucosa almacenada en las células del hígado en forma de glucogeno se convierte en glucosa; esta glucosa deja las células del hígado para pasar a la sangre). Este proceso tiende a aumentar la concentración de glucosa en la sangre. La insulina estimula la síntesis del glucógeno a partir de la glucosa; pero tiene así mismo acciones sobre otros elementos distintos a la glucosa. La insulina estimula la síntesis de triglicéridos a partir de los ácidos grasos y el glicerol, y por lo tanto, aumenta las reservas de grasa. La insulina también interviene en la síntesis de las proteínas, aumentándolas. La insulina es un antagonista del glucagón, pues reduce la cantidad de concentración de glucosa en la sangre. La insulina realiza este proceso acelerando su salida de la corriente sanguínea, a través de las membranas celulares, hacia las células. Como la glucosa entra en las células a un ritmo mas rápido, las células aumentan su metabolismo de glucosa. Todas las comidas que contienen azucares y almidón, como el pan, pastas, papas y tortas se descomponen en glucosa. De esta forma puede ser absorbidos por cada célula del cuerpo, incluyendo las del hígado, una de cuyas funciones principales es la de almacenar azúcar. Las células almacenan glucosa y las queman en unas estructuras llamadas mitocondrias, utilizando la energía que contiene y produciendo dióxido de carbono y agua como productor derivados. Este proceso de quemado es la principal fuente de energía del cuerpo, y no podría tener lugar sin la presencia de la insulina. El nivel de glucosa normal en un adulto medio esta entre 80 y 120 miligramos de glucosa por cada 100 mililitros de sangre.

Insulina

Hormona producida en el páncreas por grupos de células especializadas llamados islotes de Langerhans. Regula el metabolismo de los hidratos de carbono, grasas y almidón. Igual que otras proteínas, la insulina es mal digerida si se administra por vía oral; por lo tanto, para su uso clínico debe ser administrada mediante inyecciones subcutáneas. Con frecuencia, en el tratamiento de la diabetes mellitus, que está causada por una deficiencia en la producción de insulina o por la inhibición de su acción sobre las células, la insulina se combina con protamina para prolongar el periodo de absorción de la hormona. La insulina cristalizada procedente del páncreas contiene zinc, que también prolonga el periodo de absorción. Una preparación conocida como insulina-cinc-protamina prolonga aún más la acción de la hormona.

Los fisiólogos canadienses Frederick Grant Banting y Charles Herbert Best y el fisiólogo británico John James Rickard Macleod extrajeron por primera vez la insulina del tejido pancreático de los perros en 1921. El bioquímico canadiense James Bertram Collip la produjo con la suficiente pureza como para ser inyectada en seres humanos. El bioquímico británico Frederick Sanger determinó la estructura molecular de la insulina en 1955; fue la primera proteína descifrada. La insulina humana fue también la primera proteína humana sintetizada; esto ocurrió en 1965. En 1981 se obtuvo insulina producida en bacterias con la ayuda de la ingeniería genética; fue la primera hormona que se obtuvo de esta forma para ser utilizada en el tratamiento de una enfermedad humana.

Glucagón

Hormona producida por el páncreas. Su función consiste en ayudar a mantener un nivel normal de azúcar en la sangre. Al contrario que la insulina, que sirve para disminuir el nivel de glucosa en la sangre, el glucagón eleva este nivel estimulando la degradación de un compuesto denominado glucógeno, formado por la unión de moléculas de glucosa, las cuales aparecen como resultado de dicha degradación. Esta hormona también estimula la producción de glucosa a partir de aminoácidos.

ALGUNAS ENFERMEDADES DEL PÁNCREAS

Diabetes mellitus

Enfermedad producida por una alteración del metabolismo de los carbohidratos en la que aparece una cantidad excesiva de azúcar en la sangre y en la orina. Afecta de un 1 a un 2% de la población, aunque en el 50% de los casos no se llega al diagnóstico. Es una enfermedad multiorgánica ya que puede lesionar los ojos, riñones, el corazón y las extremidades. También puede producir alteraciones en el embarazo. El tratamiento adecuado permite disminuir el número de complicaciones. Se distinguen dos formas de diabetes mellitus. La tipo I, o diabetes mellitus insulino-dependiente (DMID), denominada también diabetes juvenil, afecta a niños y adolescentes, y se cree producida por un mecanismo autoinmune. Constituye de un 10 a un 15% de los casos y es de evolución rápida. La tipo II, o diabetes mellitus no-insulino-dependiente (DMNID), o diabetes del adulto, suele aparecer en personas mayores de 40 años y es de evolución lenta. Muchas veces no produce síntomas y el diagnóstico se realiza por la elevación de los niveles de glucosa en un análisis de sangre u orina.

La hiperinsulinemia o hiperinsulinismo

SIgnifica niveles altos de insulina en la sangre. Esta es una afección asociada a la diabetes tipo 2. La hiperinsulinemia se confunde a menudo con diabetes o hipoglucemia. La hiperinsulinemia podría convertirse en diabetes si no es tratada.
La insulina es una hormona que produce el páncreas y entre sus funciones permite el paso de la glucosa a las células del cuerpo y estimula el almacenaje de glucosa en el hígado o glucógeno como reserva para cuando el cuerpo lo necesite. La hiperinsulinemia es señal de un problema de control de azúcar en la sangre. La hiperinsulinemia ocurre cuando el páncreas comienza a segregar cantidades anormales de insulina para mantener el azúcar en la sangre dentro de un rango normal. El síndrome de resistencia a la insulina es una de las causas del hiperinsulinismo. Cuando padeces de resistencia a la insulina tu cuerpo no responde a la insulina cuando la necesitas. Como tu cuerpo no responde a la insulina, la glucosa en la sangre continúa en aumento. El páncreas comienza a producir más insulina para responder a la demanda de glucosa hasta el punto en el que el páncreas ya no puede producir más insulina.

Pancreatitis

Pancreatitis, enfermedad inflamatoria del páncreas que agrupa diferentes procesos agudos y crónicos. En las pancreatitis agudas se puede conseguir restablecer la función pancreática normal, mientras que en las crónicas queda una lesión residual permanente en el páncreas.

Las agudas se caracterizan por la presencia de un dolor abdominal y por un incremento de las enzimas pancreáticas en la sangre, la orina y otros fluidos. Generalmente es un cuadro clínico leve, aunque en ocasiones puede complicarse y ocasionar la muerte del paciente. En los varones la pancreatitis aguda está provocada, en la mayoría de los casos, por una ingesta excesiva de alcohol, mientras que en las mujeres suele estar originada por una litiasis biliar (piedras en la vesícula).

En las crónicas se produce una destrucción del parénquima hepático, que va perdiendo su función, pudiendo desencadenarse un cuadro de diabetes. Es más frecuente en los varones y el consumo de alcohol es la principal causa.

Hipoglucemia o hipoglicemia

Trastorno caracterizado por un descenso por debajo de lo normal del nivel de glucosa en sangre. Sus síntomas incluyen debilidad, temblores, excitación, ansiedad y palidez. Los pacientes pueden mostrar también cambios marcados de personalidad y parecer intoxicados. La hipoglucemia es resultado del hiperinsulinismo, o exceso de insulina, debido a una sobredosis de insulina (en el caso de personas que sufren diabetes mellitus), o a un exceso de su producción por parte del organismo. La insulina contribuye a regular el metabolismo de los
hidratos de carbono. Cuando hay hiperinsulinismo tiene lugar una gran depleción de glucosa debida a su transformación en glucógeno hepático y muscular, y en grasas en el tejido adiposo.
La hipoglucemia reactiva, o funcional, el tipo más frecuente, se produce sobre todo en personas que se hallan bajo fuertes tensiones emocionales. También se relaciona con un exceso de producción de insulina, por lo general tres a cinco horas después de las comidas. Los síntomas son más leves que los que sufren los diabéticos insulino-dependientes y se controlan reduciendo la ingesta de hidratos de carbono. Debido a que la hipoglucemia reactiva presenta muchos de los síntomas clásicos de la depresión o la ansiedad, con frecuencia se cree erróneamente que es la causa de trastornos psicológicos subyacentes. Incluso cuando este trastorno físico se diagnostica, se suele considerar más un hallazgo fortuito que la causa directa de los síntomas del paciente

Glicemia, glucosuria o hiperglicemia

Si el organismo produce demasiada hormona hipofisaria o una cantidad de insulina escasa, los niveles de azúcar en la sangre se elevan de forma anormal y se origina hiperglucemia o hiperglicemia. En estas condiciones, la sangre puede contener hasta cuatro veces la cantidad de azúcar normal. La hiperglucemia no es letal en sí misma, pero es un síntoma de una enfermedad seria, la diabetes mellitus. Algunas veces, la diabetes se debe a un tumor u otras anomalías en el páncreas que impiden la formación de insulina. Los pacientes diabéticos no mueren por la hiperglucemia pero, si no se les administran inyecciones de insulina, pueden morir por la acumulación de sustancias tóxicas en el organismo. Estas sustancias se producen por alteraciones en el metabolismo de las grasas ya que los diabéticos consumen grasas en lugar del azúcar. Si se inyecta demasiada insulina en el cuerpo, la cantidad de azúcar en sangre se reduce hasta un nivel tan bajo que puede resultar peligroso, originándose la hipoglucemia o shock de insulina. El shock de insulina controlado se utiliza en el tratamiento de algunos tipos de enfermedades mentales. En un individuo normal, si los niveles de azúcar en la sangre se elevan mucho, los riñones retiran el exceso y éste se elimina por la orina. La presencia de azúcar en la orina se llama glucosuria y, aunque es un síntoma importante de diabetes, no siempre se encuentra en los pacientes diabéticos. También puede aparecer glucosuria en individuos normales tras la ingestión de un exceso de alimentos. El test crítico para determinar la diabetes no es ni la hiperglucemia, ni la glucosuria, sino la medida de tolerancia de azúcar en la sangre: después de la ingestión de azúcar, el individuo sano y el diabético muestran un incremento en los niveles de azúcar sanguíneo. En la persona diabética, estos niveles permanecen elevados, mientras que en la persona sana la glucosa se convierte en glucógeno.

Cáncer del páncreas

Las tumoraciones malignas se pueden desarrollar en los tejidos exocrinos del páncreas; es decir, en los tejidos principales de la glándula. Carcinomas son los tumores malignos originados en células epiteliales; éstas son las encargadas de recubrir el exterior del organismo (piel), las vísceras huecas (mucosa del tubo digestivo, de la vía urinaria, del árbol respiratorio) o el interior de las glándulas (epitelios secretores que recubren el interior de la cavidad glandular y fabrican diferentes sustancias, como en la mama, el tiroides, la próstata o el páncreas). Si un carcinoma presenta células con aspecto de recubrimiento glandular se llama adenocarcinoma Esto determina que su diagnóstico precoz sea esencial, para poder extirpar el tumor antes de que se produzcan metástasis a otras zonas.
Las causas del cáncer del páncreas no han sido determinadas hasta el presente, pero se ha comprobado que hay cuatro factores que influyen decisivamente en el desarrollo del cáncer pancreático:
Fumar; seguir una dieta no balanceada; ingesta de alimentos ricos en grasa; consumo excesivo de alcohol.

Fibrosis quística

Alteración hereditaria en la que las glándulas exocrinas producen una secreción mucosa anormalmente espesa que produce la obstrucción del páncreas e infecciones crónicas de los pulmones, que conducen, en general, a la muerte en la infancia o a comienzos de la edad adulta. Algunos pacientes con afección leve tienen una supervivencia algo mayor. No se conoce ningún tratamiento curativo. Los pacientes con insuficiencia pancreática pueden tomar enzimas pancreáticas con las comidas. Los pacientes con infecciones respiratorias pueden ser tratados con antibióticos, con aerosoles que reducen la obstrucción de la vía aérea y fluidifican las secreciones espesas, y fisioterapia que ayuda a los pacientes a eliminar las secreciones gracias a la tos. La obstrucción intestinal ocurre sobre todo en la infancia (ileo meconial), y puede requerir cirugía.

Si ambos progenitores son portadores del gen responsable de la enfermedad, la probabilidad de que un descendiente padezca el proceso es de 1 sobre 4. El gen causal de la fibrosis quística fue identificado en el cromosoma 7 en 1989. Desde esa fecha se han descrito más de 300 mutaciones distintas del gen de la fibrosis quística, y se han desarrollado diferentes tests para descubrir las alteraciones más frecuentes. Estos tests pueden detectar a los portadores asintomáticos de la enfermedad. Se están realizando ensayos con la enzima recombinante humana de ADN con el objetivo de fluidificar las secreciones mucosas. La utilización de la terapia génica en el tratamiento de la fibrosis quística también se encuentra en estadio experimental.

Síndrome de Zollinger-Ellison
Raro trastorno caracterizado por una producción excesiva de ácido gástrico provocada por un tumor de crecimiento lento en el páncreas. El síndrome de Zollinger-Ellison causa diarrea y úlceras pépticas.

Hemocromatosis

Trastorno del metabolismo del hierro que se produce a consecuencia de un aumento en la absorción intestinal del mismo. Este proceso da lugar a una acumulación excesiva de hierro en las células de todo el organismo, lo que a su vez origina una fibrosis y un fallo en los órganos más afectados. En general, los depósitos de hierro se pueden acumular en cualquier órgano, aunque es más frecuente que se acumulen en el hígado, el páncreas, el corazón y la hipófisis.
Una forma de hemocromatosis es hereditaria, siendo su mecanismo de transmisión autosómico recesivo, y otra forma es adquirida. En esta última, la sobrecarga de hierro se produce como consecuencia de alguna enfermedad; en la talasemia, por ejemplo, se produce una destrucción excesiva de los glóbulos rojos o eritrocitos, lo que origina un exceso de hierro.
Se trata de una enfermedad que es más frecuente en varones y sus manifestaciones clínicas se suelen presentar en etapas medias de la vida, a partir de los cuarenta años. El hígado suele ser el primer órgano que se ve afectado; se produce, en primer lugar, un aumento excesivo de su tamaño, un deterioro progresivo de su función y, en ocasiones, una fibrosis generalizada que da lugar a una cirrosis hepática. Otra manifestación frecuente que sufren estos pacientes es la hiperpigmentación cutánea, a consecuencia del depósito del hierro en la piel. En ocasiones, puede desencadenarse una diabetes por el daño que sufre el páncreas a consecuencia de los depósitos o una miocardiopatía cuando el órgano que se ve afectado es el corazón. Por último, es también frecuente observar un hipogonadismo provocado por los depósitos de hierro en la hipófisis.

Pancreatalgia

Dolor pancreático

Pancreatelcosis

Ulceración del páncreas

Pancreatenfraxis

Obstruccion del conducto pancreático y aumento del volomen consecutivo del órgano

Pancreatismo

Hiperactividad pancreática

Pancreatolito

Cálculo o concreción del páncreas

Pancreólisis

Destrucción o disolución del tejido pancreático

TWITTER E INSTAGRAM: @avefenixestetic
www.unidadesteticaintegralavefenix.com.ve

Comparte

4 pensamientos en “EL PÁNCREAS Y SUS ENFERMEDADES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *