COENZIMA Q10 UN PODEROSO ANTIOXIDANTE

coenzima_optLa Coenzima Q-10 es un nutriente que se ha descrito como una sustancia con propiedades similares a una vitamina, de hecho, se la denomina por expertos en nutrición, como “vitamina 10”. La coenzima o Co-Enzima Q-10 es un nutriente necesario para nutrir las células y obtener energía y según los últimos estudios realizados, la Q-10 es elemental en el metabolismo celular, pues ayuda a convertir el alimento en energía.

La coenzima Q fue descubierta por el profesor Fred L. Crane y colegas del Instituto Enzimático de la Universidad de Wisconsin-Madison. Su estructura química fue dilucidada en1958 por el Dr. D. E. Wolf y un grupo de investigación de los Laboratorios Merck conducido por el Dr. Karl Folkers.

La coenzima Q-10 o ubiquinona es un derivado de la estructura de la coenzima Q. Se le denomina “Q-10” debido al número de isoprenos que posee su cadena lateral. Se le conoce como el “nutriente extraordinario” debido a que ayuda de muchas maneras al cuerpo humano, le brinda vitalidad energía, ayuda al sistema inmune, aumenta la fuerza cardíaca, entre otros. La ubiquinona o coenzima Q-10 es una sustancia transportadora de electrones en el ciclo de Krebs y en la cadena oxidativa. En ambos procesos acepta electrones y se transforma en ubiquinol.
Es uno de los antioxidantes liposolubles más importantes con grandes propiedades cardioprotectoras, además de potenciar el sistema inmune.

La Co-Enzima o coenzima Q-10, o simplemente la “Q10”, también llamada ubiquinona está presente en todos los seres vivos. Todas las células del cuerpo humano tienen presencia de esta coenzima. Es tan importante para la vida, que cuándo su déficit es mayor al 25% de lo que se considera necesario, comienzan a aparecer trastornos en el cuerpo que pueden ir desde subidas de tensión arterial, hasta ataques cardíacos. Problemas de inmunodeficiencia y cáncer. Un 75% de deficiencia de coenzima Q-10 sería incompatible con la vida.
Según un estudio se pone de manifiesto que existen un gran número de medicamentos de uso frecuente que simplemente destruyen la co-enzima Q-10. Algunos de ellos son medicamentos para bajar el colesterol, antidiabéticos, antidepresivos, ansiolíticos, antihipertensivos, etc.
La coenzima Q10 se produce naturalmente en el cuerpo pero a medida que envejecemos y aumentan nuestras deficiencias nutricionales, se reduce en nuestro organismo. ¿Por qué se ha convertido en un popular suplemento nutricional? Son muchos los motivos pero los principales son que aumenta la vitalidad, la energía y favorece la función de los músculos y del corazón.
La Coenzima Q10 es un potente antioxidante que previene la oxidación de los lípidos de la piel, protegiéndola contra los radicales libres y la radiación UV.
Es un agente activo muy poderoso que actúa como protector de la membrana celular. Se usa para proteger la piel del envejecimiento prematuro debido al estrés oxidativo. Restaura la barrera lipídica cutánea y favorece la buena función de las membranas celulares. Proporciona firmeza, suavidad y un buen tono a la piel.

Es un compuesto antienvejecimiento que evita la degradación del colágeno, la formación y profundidad de las arrugas. Restaura la barrera lipídica de la piel, favoreciendo el buen funcionamiento de las membranas celulares.

Según algunos estudios dermatológicos, esta sustancia, añadida a las formulaciones cosméticas, es capaz de reducir la profundidad de las arrugas y proporcionar un resultado visible tras cinco semanas de uso continuado. Esto es debido a que, tras su aplicación tópica, se produce una disminución de la oxidación cutánea y de las arrugas finas de expresión, al tiempo que frena la degradación del colágeno dérmico.

Es frecuente encontrarla en productos corporales (principalmente reafirmantes y en tratamientos regeneradores para manos y pies), en cuyo caso actúa apoyando al proceso natural de la regeneración de la piel del cuerpo, mejorando notablemente su elasticidad. También en líneas cosméticas masculinas, fortaleciendo la piel y contrastando los signos de cansancio. Como así en productos para el contorno de ojos, aumentando la energía celular de tal forma que se minimizan bolsas, ojeras y patas de gallo.

Se recomienda su uso a partir de los 30 años, que es cuando se empiezan a percibir los primeros signos de envejecimiento cutáneo y los niveles de coenzima Q10 del propio organismo comienzan a descender.

La coenzima Q10 refuerza la labor antioxidante de la vitamina C, forma una buena unión con la vitamina E, protegiéndola a su vez de la oxidación y corrigiendo sus posibles déficits. Así mismo, es frecuente encontrar en la formulación otros principios activos que aumenten su penetración en la piel, como la cafeína y el ginkgo biloba.

Inhibe la lipoxidación y la oxidación de las proteínas y del DNA. Su actividad es óptima cuando actúa conjuntamente con el ácido lipoico, los tocoferoles y la vitamina C.

Puede usarse como aditivo en cremas y serums contorno de ojos, serums antienvejecimiento, cremas antiarrugas, cremas postsolares y productos para cuidado del cuerpo en general.

Muchas personas usan la coenzima Q-10 para el tratamiento de las enfermedades del corazón y vasos sanguíneos tales como insuficiencia cardiaca congestiva, dolor de pecho (angina), presión arterial alta, y problemas cardiacos vinculados con algunos medicamentos que se usan para el cáncer. También se utiliza para la diabetes, las enfermedades de las encías (ya sea tomada por vía oral o aplicada directamente a las encías), para el cáncer de mamas, la enfermedad de Huntington, la enfermedad de Parkinson, la distrofia muscular, para aumentar la tolerancia al ejercicio, para el síndrome de fatiga crónica (SFC) y para la enfermedad de Lyme. Algunas personas piensan que la coenzima Q-10 se puede usar para el tratamiento de la pérdida del cabello relacionada con el uso de warfarina (Coumadin), un medicamento que se usa para retardar la coagulación sanguínea.

Algunas personas también piensan que la coenzima Q-10 podría ayudar a aumentar la energía. Esto se debe a que la coenzima Q-10 cumple un rol en la producción de ATP, una molécula en las células del cuerpo que funciona como una batería recargable en la transferencia de energía. La coenzima Q-10 ha sido probada para el tratamiento de trastornos hereditarios o adquiridos que limitan la producción de energía en las células del cuerpo (trastornos del mitocondria) y para mejorar el rendimiento del ejercicio.

Otras personas han también utilizado la coenzima Q-10 para reforzar el sistema inmunológico de las personas con VIH/SIDA, para la infertilidad masculina, para los dolores de cabeza de migraña, y para contrarrestar los dolores musculares causados a veces por las “estatinas” que son un grupo de medicamentos que se usan para bajar el colesterol.

La coenzima Q-10 ha sido probada también para ver si prolonga los años de vida útil. La idea nació debido a que los niveles más altos de coenzima Q-10 se observan en los primeros 20 años de vida. A los 80 años, los niveles de coenzima Q-10 pueden ser menores que los que eran al nacer. Algunas personas pensaron que si en los últimos años de vida se restauran los niveles de coenzima Q-10 se podría prolongar la vida de las personas. La idea funciona bien con las bacterias pero no con las ratas de laboratorio. Se necesita investigar más para ver si esto funciona en las personas.

Co-Enzima – Propiedades

Algo que hay que tener en cuenta es que la Q-10 no es un medicamento (aunque se utilice como fármaco). Su efecto se percibe a largo plazo. Numerosos estudios científicos han demostrado que la coenzima Q-10:

-Ayuda a reducir el peso
-Baja la presión arterial alta
-Protege al organismo del envejecimiento prematuro
-Previene y trata la enfermedad periodontal
-Estimula el sistema inmune
-Aumenta la energía y la tolerancia al ejercicio físico
-Mantiene en niveles óptimos los niveles de glucosa en sangre
-Mejora al aprovechamiento del oxígeno
-Incrementa la fuerza cardiaca
-Alivia la angina de pecho
-Protege contra los ataques cardiacos
-Corrige el declive del sistema inmune relacionado con la edad
-Prolonga la vida: su acción desintoxicante parece ejercer una influencia importante sobre la longevidad
-Alivia la debilidad y el dolor musculares

Alimentos ricos en Q10 son:

Los alimentos ricos en Coenzima (Co-Enzima) Q-10 son: las espinacas, las vísceras animales (sobre todo, corazón, hígado y riñones), las sardinas, la caballa, el salmón, el atún, el aceite de soja, las hortalizas de la familia de las coles, los cacahuetes, algunos mariscos, etc

¿Qué dosis se utiliza?

La siguiente dosis se ha estudiado en investigaciones científicas:

• Para una deficiencia conocida de coenzima Q-10: 150 mg diarios.
• Para enfermedades mitocondriales (encefalomiopatias mitocondriales): 150-160 mg, o 2 mg/kg/día. En algunos casos, la dosis puede ser aumentada gradualmente hasta 3000 mg por día.
• Para la insuficiencia cardiaca en adultos: 100 mg al día divididos en 2 o 3 dosis.
• Para disminuir el riesgo de eventos cardiacos futuros en aquellos pacientes con un reciente infarto del miocardio: 120 mg diarios divididos en 2 dosis.
• Para la presión arterial alta: 120-200 mg al día divididos en 2 dosis.
• Para la hipertensión sistólica aislada: 60 mg dos veces al día.
• Para la prevención de dolores de cabeza de migraña: 100 mg tres veces al día. Una dosis de 1-3 mg/kg también se ha usado en los pacientes pediátricos y adolescentes.
• Para la enfermedad de Parkinson: 300 mg, 600 mg, 1200 mg y 2400 mg por día divididos en 3 o 4 dosis.
• Para VIH/SIDA: 200 mg por día.
• Para la infertilidad masculina: 200-300 mg al día.
• Para la distrofia muscular: 100 mg por día.
• Para la preeclampsia: 100 mg dos veces al día a partir de la semana 20 del embarazo hasta el parto.

Dividiendo la dosis diaria y tomando cantidades más pequeñas 2 o 3 veces al día en vez de una sola cantidad grande puede ayudar a reducir los efectos secundarios. De todas maneras siempre deberá consultar a un médico especialista si usted posee una enfermedad antes de tomar este complemento.

La Q-10 tiene pocos efectos adversos, los que se limitan a náuseas pasajeras. No tiene efectos tóxicos (ni siquiera en dosis altas) y eso se debe a que la Co-Enzima no es un elemento ajeno a la estructura biológica del ser humano, integrándose totalmente sin que exista rechazo.

Medicamentos para la presión arterial alta (Fármacos antihipertensivos)

La coenzima Q-10 parece disminuir la presión arterial. El tomar coenzima Q-10 junto con medicamentos para la presión arterial alta podría bajar demasiado su presión arterial.
Algunos medicamentos para la presión arterial alta incluyen captopril (Capoten), enalaprila (Vasotec), valsartan (Diovan), diltiazem (Cardizem), Amlodipina (Norvasc), hydroclorotiazida (HydroDiuril), furosemida (Lasix) y muchos otros.

Warfarina (Coumadin)

La warfarina (Coumadin) se usa para retardar la coagulación sanguínea mientras que la coenzima Q-10 podría acelerar la coagulación sanguínea. Al ayudar a la coagulación de la sangre, la coenzima Q-10 podría disminuir la eficacia de la warfarina (Coumadin) y aumentar el riesgo de producir coágulos que pueden ser peligrosos. Asegúrese de controlar su sangre regularmente. La dosis de warfarina (Coumadin) podría necesitar ser cambiada.

TWITTER E INSTAGRAM: @avefenixestetic
www.unidadesteticaintegralavefenix.com.ve

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *