KARMA, DHARMA Y LAS 12 LEYES DEL KARMA

KARMA1_opt“Cada Causa tiene su Efecto; cada Efecto tiene su Causa; todo sucede de acuerdo con la Ley; el Azar no es solo sino un nombre para una Ley no reconocida; hay muchos planos de causalidad, pero nada escapa a la Ley.”
—El Kybalión

La palabra Karma proviene del sánscrito y significa “acción”, y constituye uno de los principios de religiones y las filosofías orientales. La Ley del Karma se sustenta en la existencia natural de la reencarnación, ya que una sola vida humana no alcanzaría a poder experimentar todos los efectos de las acciones realizadas por el propio individuo. Como occidentales no deberíamos cuestionar la reencarnación, ya que hasta el año 543 dc. los cristianos y los judíos la contemplaban con normalidad. La reencarnación no ha sido nunca condenada oficialmente por cualquier religión, simplemente ha sido relegada al olvido entre sus feligreses.

El Karma es una parte imprescindible para llegar a entender racionalmente lo más fielmente posible una de las Leyes Naturales, que bien seamos conscientes de ello o no, inciden y rigen nuestras vidas y los hechos que nos acontecen. Quizás si nos manifestáramos en sánscrito a la
Ley Natural del Karma la podríamos denominar como Dharma Karma.

El Dharma, en sánscrito significa Ley Natural, a pesar que como nos ocurre con todos los conceptos, las interpretaciones que hacemos de ello son variadas y distintas entre sí.
Dharma tiene varios significados, como el de ”algo establecido o firme”, y en sentido más abstracto, es similar al término griego nomos, “norma fija, estatuto, ley”. En el hinduismo, el Dharma es la Ley Universal de la Naturaleza, ley que se encuentra en cada individuo igual como también en todo el Universo. A nivel cósmico, esta ley se concibe manifestada por movimientos regulares y cíclicos que todos vivimos. Por este motivo se simboliza al Dharma como una rueda (dharma-chakra) que torna o gira sobre sí misma. Este símbolo es el que se encuentra en la bandera de la India. A nivel del individuo humano, el Dharma adquiere una nueva acepción: la del deber ético y espiritual que cada cual tiene asignado y asumido según su determinada situación de nacimiento y su razón natural de vida.

En nuestra cultura occidental disponemos de términos usuales para referirnos a esta Ley Natural, el concepto del Libre Albedrío se refiere al derecho y la responsabilidad del individuo a elegir y tomar sus propias decisiones. El principio del Libre Albedrío tiene implicaciones religiosas, éticas, psicológicas y científicas. Por ejemplo, en la ética puede suponer que los individuos somos responsables de nuestras propias acciones, pensamientos y sentimientos con todas las consecuencias que se deriven de ello. En la psicología, implica que la mente controla algunas de las acciones del cuerpo, algunas de las cuales son conscientes y muchas más desde nuestro subconsciente. En el reino científico, el libre albedrío se puede percibir en las acciones y funciones del cuerpo físico, incluyendo al cerebro, no siendo determinadas enteramente por la causalidad física.

La ley de la causa y el efecto no es el castigo, es la forma de educar y generar aprendizaje . Una persona no puede escapar de las consecuencias de sus acciones, pero sólo sufrirá en caso de que no haya creado las condiciones adecuadas para que mediante la madurez pueda sobrellevarlo. La ignorancia de la ley no es excusa a las leyes de origen humano o universal.

Para poder manejar esto con mayor facilidad he aquí las leyes kármicas.

  1. LA GRAN LEY: Lo que siembres, es lo que cosecharás y recogerás. Esto también se conoce como la Ley de Causa y Efecto. Lo que ponemos en el Universo es lo que vuelve a nosotros. Si lo que queremos es la felicidad, la paz, la amistad, el amor… Entonces tenemos que estar contentos, pacíficos, agradables y amorosos. La energía negativa enviada a otros vendrán de nuevo a ti, pero 10 veces más potente.
  2. LEY DE LA CREACIÓN: La vida no ocurre por sí sola, requiere de nuestra participación. Somos uno con el universo dentro y fuera. Lo que nos rodea nos da pistas sobre nuestro estado interior. Sé y haz de ti mismo lo que quieres tener en tu vida.
  3. LEY DE LA HUMILDAD: Lo que te niegas a aceptar, te va a seguir ocurriendo. Si lo que vemos es un enemigo, o alguien con un rasgo de carácter que nos encontramos negativo o chocante, entonces nosotros mismos no estamos en un nivel superior de existencia, pues nosotros mismos poseemos esa negatividad del otro que nos perturba.
  4. LEY DEL CRECIMIENTO: Donde quiera que vayas, ahí estás. Para que podamos crecer espiritualmente somos nosotros los que debemos cambiar y no las personas, lugares o cosas que nos rodean. Los únicos dados que tenemos en nuestras vidas somos nosotros mismos, y que es el único factor en el que tenemos control. Cuando cambiamos a quién y qué somos en nuestro corazón, nuestra vida cambia también.
  5. LEY DE RESPONSABILIDAD: Cada vez que algo malo sucede, hay algo mal en mí. Somos el reflejo de lo que nos rodea y lo que nos rodea nos refleja: hay que asumir la responsabilidad de lo que esta presente en nuestra vida.
  6. LEY DE LA CONEXIÓN: Incluso si algo que hacemos parece insignificante, es muy importante saber que se hace en conexión con todo el universo. Cada paso lleva al siguiente paso y así sucesivamente. Alguien tiene que hacer el trabajo inicial para que alguien obtenga un trabajo. Ni el primero ni el último paso son de mayor o menor importancia, porque ambos son necesarios para realizar la tarea. Pasado, Presente, Futuro… Todos ellos están conectados.
  7. LEY DEL ENFOQUE: No se puede pensar en dos cosas al mismo tiempo. Tienes que ir subiendo la escalera con un paso a la vez. Cuando se pierde el enfoque en el que vamos, despierta la inseguridad y la ira.
  8. LEY DEL DAR Y HOSPITALIDAD: Si tu crees que algo es verdad, entonces en algún momento de tu vida serás llamado a demostrar que es verdad. Aquí es donde podemos poner en practica lo que hemos aprendido.
  9. LEY DE AQUÍ Y AHORA: Mirando hacia atrás examinando, es lo que nos impide estar totalmente en el aquí y ahora. Pensamientos viejos, viejos patrones de comportamiento, viejos sueños… Ellos nos impiden tener renovaciones.
  10. LEY DEL CAMBIO: La historia se repite hasta que aprendamos las lecciones del que tenemos que cambiar en nuestro camino.
  11. LEY DE LA PACIENCIA Y LA RECOMPENSA: Todas las recompensas requieren de un esfuerzo inicial. Recompensas de valor duradero requiere trabajo paciente y persistente. La alegría verdadera nos ayuda a seguir haciendo lo que debemos estar haciendo, y la recompensa que esperamos vendrá a su propio tiempo.
  12. LEY DE LA IMPORTANCIA E INSPIRACIÓN: Siempre regresa algo de lo que hayas puesto. El valor de algo es un resultado directo de la energía y la intención que se pone en él. Cada contribución personal es también una contribución a la totalidad. Las contribuciones mediocres no tienen ningún impacto en la totalidad y el trabajo puesto en el disminuye.

TWITTER E INSTAGRAM: @avefenixestetic
www.unidadesteticaintegralavefenix.com.ve

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>