MEDICINA DEL COMPORTAMIENTO Y MEDICINA COMPLEMENTARIA

holistica_optSe debería considerar que el término “medicina del comportamiento” no guarda relación alguna con el de “psicología del comportamiento” o psicología conductista. El término medicina holístíca no es el más apropiado, es el término que mejor describe en español a todas aquellas medicinas o terapias que no son aún aceptadas por la medicina oficial occidental o medicina alopática.

Término que abarca diferentes enfoques de la curación que consideran la salud desde una perspectiva integradora (holística), teniendo en cuenta las interrelaciones entre la mente, el cuerpo y el espíritu, y entre el organismo humano y el medio ambiente que lo rodea. Los sistemas de curación no occidentales, como la medicina ayurveda y la medicina tradicional china, han tenido una concepción holística desde sus orígenes más remotos, mientras que la medicina occidental se ha basado desde el siglo XVII en la filosofía cartesiana del dualismo (la separación de cuerpo y mente).

Sin embargo, al comenzar los sesenta, el vasto movimiento humanista y varias investigaciones científicas en el terreno de la salud, han proporcionado ímpetu para la integración de la llamada “medicina alternativa” con la llamada medicina convencional.

El término “medicina del comportamiento”, es preferible al de “holismo” y “medicina holística”. El término holístico, fue acuñado en 1926 a partir del griego “holos” que significa “todo” por JanSmuts (estudiante de biología y el primero en ocupar el cargo de Primer Ministro de Sudáfrica), quien lo menciona en su libro Holism and Evolution. Varias décadas después, la perspectiva holística de Smuts sobre la evolución biológica fue ampliada por el psicólogo Abraham H. Maslow y otros, quienes se ocuparon de definir la naturaleza humana y desarrollar psicologías de la salud y la trascendencia que tratan al ser humano como un organismo completo o un todo orgánico y no como una colección de partes. Maslow también reconoció que la supresión, frustración o negación del “centro o alma esencial” -la naturaleza interna o íntima de una persona- pueden generar enfermedades.

El movimiento humanista, junto con el renacimiento por el interés en la filosofía oriental, aportó nuevos impulsos a la salud holística en los años 196O. Aproximadamente al mismo tiempo, las investigaciones científicas comenzaron a proporcionar evidencias del vínculo existente entre la mente y el cuerpo. Uno de los productos de esas investigaciones, la psiconeuroinmunología (PNI), explora la colaboración entre la mente, el cerebro, los mecanismos de autoprotección del cuerpo humano y el sistema inmunitario.

Entre los hallazgos significativos de estos estudios se encuentran los trabajos del psiquiatra George Solomon. En la década de 1960, Solomon observó que las mujeres con ciertos rasgos de personalidad -pasividad, sufrimiento prolongado- sucumbían con mayor rapidez a la artritis reumática, y que las ratas portadoras de implantes de células tumorales que eran sometidas a situaciones de estrés morían más rápidamente que las ratas con injertos que no eran sometidas a la misma situación. Solomon llamó a este nuevo campo de estudio “psicoinmunología”.

En el decenio de 1970, el psicólogo Robert Ader avanzó un paso más al descubrir que las ratas podían ser condicionadas para deprimir la función de su sistema inmunitario. Ader puso a prueba su teoría con el inmunólogo Nicholas Cohen y cambió el término de psicoinmunología por el de psiconeuroinmunología (PNI), para reflejar el papel que se sospechaba el sistema nervioso desempeñaba en la inmunidad.

A fines de la década de 1970, la investigadora en neurociencias Karen Bulloch identificó la existencia de vías de comunicación neurológica directas entre el cerebro y el sistema inmunitario. Posteriores investigaciones demostraron que la comunicación es recíproca, ya que el sistema inmunitario recibe información del cerebro y a su vez produce sustancias químicas que vuelven a él llevando otra información.

La PNI demuestra empíricamente el papel que desempeñan las emociones en la salud física; el cuerpo es, esencialmente, un espejo de la mente. Un ejemplo bien conocido del enorme poder de la mente es la experiencia de Norman Cousins, antiguo editor del SaturdayReview. Cousins sufría de espondilitis anquilosante (ankylosingspondylitis), una condición degenerativa en la cual el tejido conjuntivo de la espina dorsal se desintegra. Los médicos habían dicho que sus oportunidades de recuperación eran de 1 en 500. Cousins dijo que se apartó por mismo de la medicación convencional que la sustituyó por dosis masivas de vitamina C y la “terapia emocional de humor”, logrando recuperarse de su dolencia por completo.

La modificación de las actitudes, la relajación y el uso de la imaginería (visualización de imágenes) han sido usadas en forma creciente en el tratamiento de enfermedades de magnitud tal como el cáncer. Las investigaciones han demostrado que el uso de la imaginería puede aumentar el número de glóbulos blancos circulantes, así como el nivel de la timosina-alfa-1, una hormona que beneficia a ciertos glóbulos blancos auxiliares de la sangre (llamados células “T-helper” o células cooperadoras) y que produce una sensación de bienestar. Los pacientes con cáncer que han usado la imaginaría han mostrado mejorías drásticas, desde una disminución significativa de los tumores, hasta la completa desaparición de la enfermedad. La imaginaría es usada actualmente en el tratamiento de diversos problemas de salud, desde problemas menores como los dolores de cabeza y de estómago, hasta enfermedades serias y desórdenes tales como enfermedades cardiovasculares, cáncer, artritis y dolencias neurológicas.

Las investigaciones también han mostrado cómo las emociones hacen que una persona sea más susceptible a una enfermedad, especialmente el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Las emociones más dañinas son la ira crónica o reprimida, el miedo, la culpa, la falta de amor por la vida y la profunda convicción interna de no ser amado, ser incapaz de amar o de no merecer el ser amado por otros. El cirujano Bernie S. Siegel, ampliamente reconocido por su trabajo.

Con terapias alternativas en pacientes con cáncer, propone que e todas las enfermedades están de alguna manera u otra relacionadas con la falta de amor o con la existencia de un amor que es sólo condicional. Herbert Benson, cardiólogo y pionero en las investigaciones sobre los efectos de la relajación, cree que el “Factor Fe” (una fe profundamente personal o filosófica) puede desempeñar un papel importante en la salud.

MEDICINA DEL COMPORTAMIENTO

Especialidad del conocimiento que estudia los efectos del comportamiento sobre la salud física y sobre las enfermedades. Se desarrolló en la década de los años setenta. Se ocupa de la incidencia, prevención y control de aquellas enfermedades físicas causadas o agravadas por las circunstancias sociales, los comportamientos individuales, los pensamientos o las emociones. Sus defensores insisten en la responsabilidad de cada persona o sociedad en su propia salud y recomiendan enfocar a cada paciente como un todo y no como una colección de aspectos físicos, mentales o sociales.

En la medicina del comportamiento están implicados psicólogos, sociólogos, antropólogos, educadores, epidemiólogos, bioestadísticos, psiquiatras y médicos. Dentro de sus materias de investigación se incluye el estudio de cómo el estrés produce enfermedades, cómo actúan los placebos, cómo se puede controlar y regular el dolor, y cómo se puede estimular a los pacientes a seguir el tratamiento médico. Entre las patologías de mayor interés para la medicina del comportamiento se incluyen la hipertensión arterial, la cardiopatía isquémica, la obesidad, el alcoholismo y las drogodependencias.

MEDICINA ALTERNATIVA

A veces denominada medicina complementaria, aproximaciones no convencionales a la curación y la salud, muchas de las cuales se consideran ahora complementos de la medicina occidental convencional. Algunas de estas técnicas han conseguido gran aceptación y aprobación tanto por médicos convencionales como por el público general, pero otras se siguen viendo con recelo, y en ocasiones hostilidad, por parte de la profesión médica en general.

TERAPIA CORPORAL

Terapias para la salud que implican la manipulación del cuerpo y su campo bioeléctrico de energía. Los tipos de trabajo o terapia corporal son numerosos, entre ellos: masajes, manipulación física, movimiento, ejercicios respiratorios, realineación del campo de energía y transferencia de energía. Estas terapias asumen la existencia de una fuerza vital universal cuya circulación en el organismo condiciona la salud y la existencia de una capacidad innata de autocuración propia de cada ser que puede ser estimulada por la terapia. El trabajo corporal se combina a veces con otras terapias tales como la medicina alopática (la medicina actualmente considerada oficial en Occidente).

El trabajo corporal toma en cuenta el papel de la mente y las emociones en la salud física y la interacción global del organismo con el ambiente y la energía vital universal. Algunas terapias se basan en la creencia de que la forma influye en la conciencia y de que el cuerpo puede ser rediseñado o refinado para mejorar el crecimiento psicológico y espiritual.

A pesar de que muchos métodos de trabajo corporal son antiguos, el trabajo corporal como movimiento comenzó aproximadamente a fines del siglo XIX o principios del siglo XX, debido en parte al trabajo del psiquiatra Sigmund Freud. En 1886 Freud publicó un trabajo sobre la histeria femenina, un desorden físico cuyos orígenes -según Freud- eran altamente psicológicos. Este ensayo causó gran impacto en uno de sus discípulos, Wilhelm Reich, quien desarrolló una terapia (que lleva su nombre) combinando el trabajo corporal con el psicoanálisis.

La terapia involucrada en el trabajo corporal requiere que el terapeuta desarrolle un alto nivel de conocimiento intuitivo, lo cual en ocasiones conduce al desarrollo de habilidades psíquicas con el correr del tiempo. Los pacientes a veces informan que estas terapias los han llevado a un “insight” acerca de sus problemas, produciendo brechas de claridad psicológica en sus vidas, así como al aparente recuerdo de vidas pasadas o el experimentar clarividencia, clariaudiencia y otros fenómenos similares. La medicina occidental cree que su efecto se debe al estímulo de centros nerviosos.

PRINCIPALES TIPOS DE TRABAJO CORPORAL Y COMPLEMENTARIAS

ACUPRESIÓN
ACUPUNTURA
AROMATERAPIA
BIOENERGÉTICA
KINESIOLOGÍA
CONTACTO O TOQUE PARA LA SALUD
CONTACTO TERAPÉUTICO
CRISTALOTERAPIA
CROMOTERAPIA
FITOTERAPIA
FLORES DE BACH, DE CALIFORNIA, MEDITERRÁNEAS Y OTRAS
GEMOTERAPIA
HIDROTERAPIA
HOMEOPATÍA
IRIDIOLOGÍA
MASAJE AYURVÉDICO
MASAJE METAMÓRFICO
MASAJE REIKIANO
MASAJE Y SOMATOTERAPIA
MEDICINA ANTROPOSÓFICA
MEDICINA DE HERBOLARIO
MEDICINA DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS AMERICANOS
MEDICINA HOLÍSTICA
MEDICINA ORIENTAL
MEDITACIÓN
MUSICOTERAPIA
NATUROPATÍA
OSTEOPATÍA
POLARIDAD
QUIROPRAXIA
REFLEXOLOGÍA
REIKI
ROLFING – INTEGRACIÓN ESTRUCTURAL
SEIKI-JUTSU
SHIATSU
SINTERGETICA
SOFROLOGÍA
TAI-CHI Y CHI-KONG
TÉCNICA DE ALEXANDER
TÉCNICA O MÉTODO FELDENKRAIS
TÉCNICAS DE RELAJACIÓN
VISUALIZACIÓN
YOGA
YOGA OCULAR
ETC…..

En próximos artículos les explicaremos cada uno con mas detalle.

TWITTER E INSTAGRAM: @avefenixestetic
www.unidadesteticaintegralavefenix.com.ve

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *