Cavitación

CAVITACION_logoEs un tratamiento indicado para aquellas personas sanas que no tienen problemas hepáticos o renales, que quieren mejorar el aspecto de su cuerpo sin tener que acudir a la cirugía. La cavitación se define a partir de la generación controlada y repetida de micro-burbujas de vacío en el interior de un líquido, fluido o material fisiológico, seguido de su propia implosión. Este método se caracteriza por lograr romper las difíciles estructuras de los depósitos grasos localizados. Estas zonas suelen ser resistentes a las dietas de adelgazamiento, dado su carácter de almacenamiento y no son fáciles de eliminar, tampoco, a través del ejercicio o los masajes. La cavitación consigue actuar sobre estas zonas, liberándolas de la grasa. Es una terapia ideal para solucionar los depósitos grasos localizados y la celulitis. Muy apropiado para abdomen, caderas, cartucheras o revolveras, cara interna de muslos y rodillas, brazos y espalda… Es un reafirmante muscular y moldeador del cuerpo que obtiene resultados en pocas sesiones. No tiene ningún efecto secundario, no es doloroso (tan sólo se nota un cierto calor en la zona tratada) y no necesita prueba de alergia. Por regla general se realizan 5 a 10 sesiones, con frecuencia semanal, logrando resultados evidentes y permanentes. Cada sesión de Cavitación tiene una duración de entre 20 y 40 minutos, en función de la extensión de la zona a tratar. Una vez finalizada la aplicación de la Cavitación, es recomendable realizar una sesión de drenaje linfático manual o con Presoterapia.

Comparte